Mirando hacia las estrellas…

Zambullirse en ese mar de estrellas que a veces tenemos la inmesa suerte de contemplar, significa perder de vista por un rato los pensamientos cotidianos y dejarnos mecer por el misterio que rodea a ese Universo que contemplamos hacia afuera… y que como dicen las antiguas sabidurías, o ese maravilloso poeta sufí Rumi, está también en nuestro interior, pues uno y otro son un reflejo. Nos contemplamos sin saberlo al mirar hacia el cielo, nos admiramos sin saberlo de la fuerza que creemos allí lejos, cuando es en nuestro interior donde se halla la más grande de las maravillas… quizá el Universo allí arriba existe para poder mirarnos a nosotros mismos/as…

Y comienzan a verse lugares con encanto que ofrecen la posibilidad de esta contemplación cada noche… lugares en Asturias, como El Observatoriu, en La Palma, como El Pósito, o El Milano Real en Ávila, uno de los primeros hoteles rurales en acoger este tipo de iniciativas.

Disfrutemos de nosotros/as hacia fuera, pero también hacia dentro.